Ocio

Home / Ocio

El ocio, parece ser la palabra clave de nuestra generación. Cada día, la tecnología moldea y define nuestros hábitos de consumo, y podría decir que el ocio es el espíritu en la era del internet. La inminente y acelerada transformación de los medios de comunicación, plataformas digitales y el cómo llegan a nosotros los contenidos, provocan que se pierda la línea divisoria de nuestro trabajo (o vida “productiva”) y el tiempo libre que le dedicamos a nuestra recreación personal.

Ahora pareciera que “ocio” fuese una palabra mala. Se habla del tiempo libre como algo que nadie debería poseer. Como un bien prohibido. Y a quien tiene tiempo libre, se le ve como un criminal. Como si fuera de contrabando. Porque de acuerdo a las películas y cultura de los 80’s, si tenías tiempo libre para reunirte y cantar con tus amigos, eras un vago (enserio, si no me crees, ¡lo puedes ver en Rocky y muchas películas más!).

Pero hace ya un tiempo, el ocio era considerado parte fundamental de la vida de todos los pensantes. Era concebido como el momento de la reflexión. El tiempo para reflexionar sobre los temas que le interesaban a las comunidades, el tiempo en el que las más brillantes mentes de la sociedad, podían dedicar a resolver los enigmas que envolvían al mundo. El tiempo de los filósofos, los gobernantes y sus pueblos.

La percepción de éste concepto, viene con una interpretación íntimamente ligada a las costumbres y normas sociales que nos rigen. La visión tradicional indica que ese sea el tiempo que se ocupe en las actividades que sean por recreación y de manera voluntaria, y no por obligación. Sin embargo, durante los últimos años, hemos visto cómo la tecnología ha alterado los trabajos más fundamentales y nos ha permitido a muchos dedicarnos a los temas que nos apasionan para obtener una remuneración monetaria.

Y entonces, ¿qué es la recreación cuando de trabajo y obligación se trata? Nuestra vida comienza a girar alrededor de los temas que nos apasionan. Con mucha disciplina, y algo de suerte, fortuna divina o como gustes llamarle, tenemos la posibilidad de crear carreras que giren alrededor de nuestros pasatiempos favoritos.

¿Cuántas veces no hemos topado con un contenido en Facebook, Pinterest o Tumblr y hemos terminado en temas que se encuentran a años luz del tema inicial? Todos hemos pasado por ahí (varias veces al día) y no se trata simplemente de procrastinación. Simplemente la manera en la que consumimos la información de las wikis nos impulsa para seguir indagando acerca de los temas que nos interesan.

Nuestro consumo de información profesional ahora es parte de nuestra formación personal. Hemos visto cómo los temas globales, se han venido convirtiendo en temas que involucran a las comunidades. Las oportunidades son innumerables. Muchas veces, hemos visto gente ha encontrado remuneración económica en su pasión.

¡Tan sólo échale un vistazo a todos los bloggers, twitstars o vloggers! Existen en todo el mundo casos de personas que en sus ratos libres, comenzaron hablando en videoblogs acerca de los temas que más les apasionaban y se han convertido en estrellas de diferentes industrias. Gurús que han entrado a tiempo a las plataformas de distribución de contenidos con ideas que nos interesan a todos.

Algunas veces lanzando carreras gigantescas como las de Yuya, las Kardashians, o la de Justin Bieber, éstas nuevas plataformas se han convertido en la manera de crear contenidos virales sin la necesidad de acudir a una empresa de medios. Y en otras ocasiones, plataformas como Netflix han crecido a ritmos increíbles que amenazan a modelos más anticuados, como el de la televisión tradicional. Muchas veces, éstas personas sólo estaban en el lugar correcto (la red social indicada) en el momento adecuado. Y el momento adecuado, siempre hace que las ideas sean imparables.

En WITHOUT YOUR TV, creemos que el ocio puede ser la respuesta a temas como educación, política, economía y medio ambiente. ¡En verdad! A nuestro parecer, el secreto es enfocar ese apetito voraz, que siempre hemos tenido y que nos define como seres curiosos por la información, hacia el consumo de información de calidad que nos enriquezca como humanos. Información que nos ayude a resolver los problemas que enfrentamos como sociedad y sobretodo, que esa curiosidad alimente nuestra creatividad.

En nuestros ratos libres, es donde nos encontramos con la música, el cine, la fotografía, el arte y el diseño. Expresiones tan íntimamente ligadas a nuestra parte más humana y casi nunca tomadas en cuenta al momento de tomar decisiones que afectan nuestras comunidades. Y éstas expresiones son importantes para todos nosotros. Porque es una parte vibrante y fundamental de nuestra sociedad. Es aquello que nos permite entender nuestro entorno.

¿Y si realmente ésta fuese la respuesta a los problemas a los que nos enfrentamos hoy en día? Entonces será la siguiente aventura que emprenderemos en WITHOUT YOUR TV. Porque vale arriesgarse por algo como esto. Porque creemos que muchas veces, se trata de hablar y poner al frente aquellos temas que están ahí y nadie ve, que a nadie le preocupa o que nos es más fácil ignorar.

Y si nadie lo menciona, pierde relevancia en los medios, pero no por ello importancia para nuestro desarrollo como humanos y como sociedad. Muchas veces, estos temas que nos importan, son ignorados por quienes creemos que tienen la responsabilidad para realizar éstos cambios, pero sobretodo, por nosotros mismos. Y es nuestra misión hablar de ellos, traerlos a la luz y crear debate. Eso y, claro, nuestro amor por hacerte pasar un gran rato de diversión y recreación con risas de calidad.

 

 

 

ocio

Start typing and press Enter to search