Modas Actuales

Home / Modas Actuales

La moda es un retrato cambiante de la sociedad, es una muestra de su economía, los cambios de las culturas, las tradiciones, la globalización y es también parte importante en la historia entera de la humanidad. Al decir moda, generalmente se interpreta como, ropa y accesorios, pero va más allá. Pienso que, la moda es todo aquello que adoptamos las masas, derivado de nuestro sentido de pertenencia.

Las modas, generalmente son repetitivas y poco duraderas, son como retazos, recortes de revistas viejas para hacer un collage, que año con año terminan siendo refritos del pasado. Al paso de los años se transforman en vestigios de fenómenos culturales, estilos de vida, economía y ruinas de sub culturas urbanas de otras épocas, esperando ser reanimadas o recicladas por algún nostálgico piadoso.

Ejemplo perfecto de esto: Los jeans, originalmente de la reconocida marca Levi’s. Hoy en día fabrican jeans con mezclilla deslavada, con hoyos, desgarres y manchas, para dar un efecto vintage, como los primeros pantalones de mezclilla para obreros, que se desgastaban naturalmente por tanto uso.

Todo regresa con mejoras y en diferentes versiones.

En el imaginario colectivo del siglo XX existía una idea guajira, pero más concreta de cómo serían la modas del futuro (a partir del año 2000). A la fecha no viajamos en automóviles voladores, desafortunadamente no nos teletransportamos y tampoco nos vestimos con ropa de materiales parecidos al aluminio. Sí fabricamos textiles más plásticos para todos los usos y tenemos tecnología mucho más avanzada, pero a fin de cuentas las cosas resultaron muy distintas, en la sociedad contemporánea.

Las modas actuales con tan absurdas que existen vestidos de carne como el que uso Lady Gaga en unos premios de MTV, smartphones que nos brindan comodidad pero nos hacen humanos menos autoeficientes, tendencias incoherentes como el Normcore que propone un fail styling y líderes en la industria de la moda, como Karl Lagerfield, director de Chanel, que usa camisas con cuellos grandes y marcados que parecen sacadas de hace 3 siglos. Dudo mucho que en el año 2062 vivamos como lo hacían los Supersónicos.

Difícilmente, podemos concretar una imagen de las modas que nos representan, es muy extenso el catálogo de tendencias alrededor del mundo, vanguardias que marcan el curso desde los accesorios, ropa, zapatos, arte, diseño, gastronomía, maneras de comportamiento personal hasta grupal.

En nuestra era digital, la tecnología se ha convertido en un pilar fundamental de nuestras vidas y por consecuencia de muchas de las modas actuales. El internet es una herramienta que nos mantiene informados de lo que está en boga alrededor del globo, y además, ha provocado el surgimiento de arquetipos que sólo pudieron haber existido a través del mismo, como lo son: los memes, el lenguaje virtual (hashtag, lol, omg), los avatars, las estrellas de Youtube, y las selfies.

Nuestra existencia misma, se ha visto tan afectada por el mundo virtual, al punto que nos preocupa cambiar nuestro estilo de vida y crear una versión superlativa de nuestra persona para encajar en las preferencias de los usuarios virtuales.

La búsqueda exhaustiva de la singularidad en ésta sociedad post-moderna me parece sarcástica. Esta sed por ser diferentes ha provocado un efecto contrario. Hasta el mínimo detalle del estilo de vida o de pensar de un individuo o de un grupo se convierte en moda, si es lo suficientemente tentador.

Es a lo que yo llamo: “el efecto Hipster“, y a continuación lo voy a explicar.

La palabra hipster viene del modismo hip, usado los músicos de jazz, afroamericanos para describir a cualquiera interesado y conocedor de lo emergente. Hoy en día se denomina al hisperismo, como una subcultura, generalmente asociada a la música proveniente de la escena independiente. El gusto y empatía por la sensibilidad variada y alejada de las corrientes culturales predominantes conocidas como mainstream. Esto me resulta sumamente irónico, puesto que ahora ser hipster se ha convertido en una moda y por lo tanto es un objeto del mainstream.

Hace unos años, la comunidad joven adoptó la ideología hipster, cual máquinas traga metal, la destruyeron, absorbieron y vaciaron convirtiéndola en solo un estereotipo de vestimenta. Ya no tiene nada que ver con la música underground o el aprecio por lo emergente, toda la corriente hipster se redujo a un bigote, lentes negros de pasta, usar corbatas de moño y andar en bicicleta.

-Regresando al tema de la búsqueda del individualismo- ¿en qué medida puede esto ser real? Si sabemos que en gran parte las modas actuales están sujetas a 3 cosas:

  1. Nuestro sentido de pertenencia como humanos, esa necesidad de formar parte de algo.
  2. El marketing, quien se encarga de crear necesidades y corrientes para luego satisfacer la demanda del público.
  3. Los fenómenos de comunicación global que reconfiguran los arquetipos de la sociedad moderna. Estas son las riendas que manejan a este caballo manso, que representa el consumidor.

El Histerismo, dejó grandes rastros, como su sensibilidad variable y el gusto por lo inusual, provocaron en la conciencia colectiva una libertad estética y conceptual más amplia. Algo que la industria se ha encargado de aprovechar muy bien, al punto de poner en peligro de extinción a la gente inhabitual. -¿Qué quiero decir con esto?- Ser raro está de moda.

¿No han notado la publicidad de tantas marcas que promueven las conductas irreverentes y un pensamiento alternativo?

Moschino, addidas, Benetton, por mencionar algunas. Esta última tiene como una de sus embajadoras a Sky Ferreira, la reina de las drogas y la destrucción.

Al igual que los famosos excéntricos, los seguidores de la cultura mainstream desean ser “auténticos”, a toda costa. Pretenden tener hobbies extraños, convertirse en veganos, ser DJ por las noches, artista de día, emprendedores de proyectos fantasmas, modelos ocasionales, fashionistas durante Fashion Week, ser adultos open mind, erudito de blog y pensadores revolucionario de Facebook. Cada vez tengo más amigos DJs, cada vez aparecen más copias de Mileys Cyrus, haciendo cosas aún más exageradas, cada vez emergen más tendencias descabelladas como el Normcore, cada vez hay más contenido explícito en la televisión. Todos quieren ser famosos, sin saber por qué son famosos, como Kim Kardashian, y así la lista continúa.

Las modas actuales son como una bestia en movimiento. Nos observa al asecho y somos sus fieles presas que siempre le terminamos dando partes de nosotros, de nuestras vidas; para que permanezca cerca y continúe hambrienta.

En WITHOUT YOUR TV, somos exploradores, nos entusiasma investigar y escribir, – desde un punto propio – sobre la vanguardia, las tendencias y ocurrencias que están sucediendo en el mundo.

Para finalizar hicimos este manual para nuestros lectores, con el propósito de solidificar nuestro concepto de modas actuales.

Se clasifican en 5 tipos:

  • Las modas de resurrección, son las que regresan del pasado. En ocasiones estuvieron tanto tiempo inertes, que a su regreso, predican ser nuevas.
  • Las modas vampiro, son las inmortales, lo clásico qué permanece intacto.
  • Las tendencias inéditas, surgen de los fenómenos sociales, y los estragos que causan las nuevas tecnologías. Son especies auténticas.
  • Las modas recicladas, son un remix de varias tendencias. Regularmente terminan siendo un producto absurdo y sin valor. Rara vez trascienden.
  • Las tendencias sensacionalistas. Son la adolecente en busca de atención, quieren causar impacto mediático.

Start typing and press Enter to search