La historia de Richard Branson

Home / Music / La historia de Richard Branson

La historia de Richard Branson

En todas las industrias, hay leyendas de personas cuyo toque convierte cualquier idea en oro. Pero la verdad es que no siempre le ha ido bien en sus negocios.

Como todas las personas que he conocido, Richard Branson (a quien no tengo el gusto de conocer en persona) tuvo momentos complicados en sus negocios. El tomar riesgos es por naturaleza una apuesta, como un juego de azar. Y al momento de tomar decisiones, lo único que puedes controlar es lo que está en tus manos. Debes ocuparte de lo tuyo sin preocuparte de los factores externos -ojo, no debes perder de vista la foto entera-, debes desempeñar e interpretar tu papel en la película, ya que el guión que tenemos en nuestras manos, no siempre incluye las actuaciones de los otros actores (la competencia).

Ahora bien, asumiendo que la competencia tiene las mismas herramientas que tú, conoce el mercado y está tan bien preparado, puedes concentrarte en tus fortalezas.

Sir Richard comenzó sin nada en el sótano de una amiga de su madre, con su primera aventura: Student. Con tan solo 16 años de edad y siendo disléxico, tuvo la idea de crear una revista que hablara sobre los intereses de la juventud.

richard-branson-dislexia

Sin dinero y nadie que le prestara, Richard comenzó vendiendo los espacios publicitarios de la revista antes de que existiera. Esta actitud es la que uno debe tener al iniciar un negocio. Debes estar preparado para recibir muchos “no” antes de un sólo “sí”. Él mismo dice haber aprendido allí que a la gente le gusta competir. Al haber recibido el “no” de Coca-Cola, les marcó de nuevo para decirles que Pepsi había comprado un espacio y enseguida consiguió el “Sí” que estaba buscando desde el principio.

Después de 2 años, abandonó la publicación y comenzó con “Virgin Records“, una compañía que vendía discos importados por correo. Este fue el comienzo de las Virgin Megastores. La promesa eran tiendas que se concentraban en la experiencia del usuario. Colchonetas, sillones y audífonos para escuchar la música, aparte de bebidas y lugares para fumar eran la experiencia que ofrecían antes de que se vendieran experiencias.

RELACIONADO: El Costo de Vender

Tal vez el que haya sido antes de que se vendieran experiencias fue lo que llevó a estas tiendas al borde de la quiebra. Richard fue citado por un ejecutivo del banco el cual le dijo que si no pagaba su deuda, le quitarían el dinero y casa a sus padres (ya que él no tenía una). El joven emprendedor no se dejó intimidar por el cobrador y le dijo que no podía pagar porque no tenía dinero, no porque no quisiera. Pero tenía una idea: Crear una disquera.

Por si deberle dinero no fuese poco, Richard le pidió más dinero al banco para comenzar su nuevo negocio.

virgin-records

Invitó a Nik Powell a formar parte del equipo y fundó su disquera bajo el nombre de Virgin Records. Colocó un estudio y recibió una cinta de Mike Oldfield, a quien habían rechazado en todas las grandes disqueras. Su album fue un éxito y se convirtió en uno de los más vendidos del Reino Unido hasta la fecha. Esto le dio suficiente energía y dinero para continuar en el negocio, donde encontró y firmó a los Sex Pistols.

Años más tarde, siendo excéntrico como siempre, tuvo la idea de crear una aerolínea. Bajo el nombre de Virgin Airlines, compró un avión y comenzó con un vuelo Londres-Nueva York.

Sus técnicas puede que hoy en día nos suenen familiares, ya que han sido en gran parte el modelo que utilizó Telcel para publicitarse en México, pero para ser un gran líder, tienes que estar al frente de la batalla en la línea de pelea.

Su estrategia de “ser el primero en hacerlo”, lo llevó a anunciar un viaje en globo aerostático a través del Atlántico. Tal vez un CEO con una mentalidad tradicional habría pensado en enviar a un embajador de la marca, pero Branson decidió realizar él mismo el viaje.

El aerostático cayó y el multimillonario fue rescatado por la marina. Pronto, se convirtió en una historia a nivel global, lo que catapultó a la fama a Virgin Airlines.

Luego de recorrer un camino lleno de obstáculos, pero aún con su meta clara, se vio forzado a vender Virgin Records a EMI en (tan sólo) 500 millones de euros para continuar en el negocio de los aviones. Esto, al momento puede que le haya dolido sentimentalmente, aunque años más tarde (luego de la llegada de Napster), es probable que lo haya agradecido.

Su visión de los negocios y sus estrategias de marketing, lo convierten en un gran ejemplo de cómo el branding personal puede llevar a tu empresa al éxito. En mi punto de vista, desde el banquero que lo ayudó a lanzar Virgin Records hasta los ejecutivos de Boeing que creyeron en su idea de entretenimiento al viajar en avión, quien consiguió el dinero fueron su persona y su entusiasmo por las ideas en las que ha creído.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

the-ting-tings-wrong-club-2014-1200x1200ep_540549_1