Arte Contemporáneo

Home / Arte Contemporáneo

El arte ha sido siempre una parte fundamental de la humanidad. Incluso diría que está ligado al humano en esencia. El arte contemporáneo, es un reflejo de la vida y los movimientos sociales. La cultura moderna y nuestra historia se ha visto plasmada en él y a la vez, éste ha influenciado nuestras vidas y ha cambiado la historia. Señalando las tendencias y casi siempre, apuntando hacia el futuro.

Hoy en día, definir el arte es complicado. ¿Cuáles son los requisitos para crear arte? O puesto de otra manera, ¿cuándo deja algo de ser arte? En las últimas décadas, esta industria (si es que así se le puede llamar) se ha visto peculiarmente transformada desde el momento del pensamiento creativo hasta la producción por cuestiones tecnológicas.

Desde artistas como Keane o Andy Warhol, con The Factory, quienes vieron una oportunidad para comercializar el arte como nunca antes con las réplicas, inició una revolución y una pelea por definir y mantener un control para mediar a quienes se les llamaba artistas. ¿Es la auto-promoción artística? Muchos críticos concuerdan en que la auto-promoción va en contra del arte. Sin embargo, muchos de los más grandes artistas de nuestra época no solo se han autopromocionado, sino que han logrado comercializarse de maneras nunca antes soñadas. Yo diría que la autopromoción incluso es necesaria en estos tiempos en que nos ahogamos en información.

Por otro lado, el arte visual también ha compartido escena con la música. Ilustrando portadas de discos o inspirando temas musicales. Y éste ha sido uno de los caminos de muchas personas para acercarse al arte y a la vez ha popularizado muchas imágenes que ahora le pertenecen a la memoria colectiva más que a sus autores.

Entonces, si el arte está tan ligado a la vida y los cambios, ¿no deberían adoptarse éstas costumbres que vienen tan de la mano con los desarrollos tecnológicos?

Yo creo que ésta tendencia es parte del proceso natural de selección en la humanidad y su historia lo ha demostrado una y otra vez en la sociedad. Quienes no adoptan las tecnologías se van quedando en el olvido, como si pertenecieran a una época aislada que solo se muestra en el display de una exhibición dentro de un museo y que suele parecernos ajena de maneras indescriptibles.

Aunque muchos no consideran arte lo que se ha producido con herramientas digitales, yo creo que son el mejor ejemplo de cómo ha cambiado la humanidad. Creo que son una muestra del progreso y del momento en el que se vive. Y por lo mismo, creo que son una grandiosa expresión del arte contemporáneo. Las esculturas efímeras e instalaciones monumentales y los happenings, hacen alusión a los personajes o historias de nuestra época. Algunos objetos cotidianos son tomados muchas veces por los artistas y expuestos sin modificar. Sin el contexto, tenemos frente a nosotros la oportunidad de analizar estos objetos y repensar su función o influencia en nuestras vidas. Muchas otras veces, el situacionismo es la obra.

Al realizar un acto mundano o la misma exposición en un lugar fuera de contexto, la obra toma vida. Todo esto sirve para resolver la pregunta sobre qué es el arte. En el arte contemporáneo, se puede cruzar la línea que delimita a la pintura, fotografía o escultura y divide con el performance para volver a nacer como una nueva obra.

Vivimos en una era de remixes y artistas como Glenn Brown lo han plasmado también en las artes visuales. Citando clásicos para llevar imágenes de lo conocido y llevándolas hacia lo visionario. Muchos buscan avanzar más allá de los límites de la sociedad. Cuestionando todo a su alrededor. Al sacar algo de su contexto, surgen nuevas preguntas y lo obvio deja de ser obvio. Estos objetos cotidianos mutan frente a nosotros y se convierten en algo nuevo que nos mira directo al corazón y nos provoca.

De vez en cuando, tenemos la oportunidad de ver a artistas como Yayoi Kusama, que se convierten en fenómenos de interacción a través de internet y crean filas interminables tanto de aficionados como de expertos, justo fuera de sus exposiciones, esperando el momento de poder entrar para producir críticas profesionales y miles de selfies. Todo se debe al reconocimiento de las emociones. Más allá del razonamiento.

Creo que una vez que podemos presenciar uno de estos fenómenos, las obras tienden convertirse en algo más grande que cualquiera de los creadores. Algo más grande que cualquier persona, en verdad. Creo que una vez que esto tiene lugar, las obras le pertenecen a la humanidad. Se puede observar en la manera en que los individuos interactúan con la obra. Es ahí cuando el artista le ha dado al clavo y ha sabido expresar algo que se siente en toda una generación y nadie había logrado decir. Porque plasman emociones que van más allá de las palabras. Algunas breves, casi siempre intensas y muchas otras, incontrolables en todos los sentidos.

En WITHOUT YOUR TV somos artistas. Y somos también, personas que se apasionan por el tema. Y nuestra misión aquí, es compartir aquello que vemos y nos hace sentir. Aquello que nos provoca y que nos mueve tejidos de la memoria, que evoca nostalgia y nos recuerda sentimientos de amor o culpa. Aquello que nos provoca alegría, asco, tristeza, miedo, ira o que nos sorprende. Nuestra misión en WITHOUT YOUR TV es acercarte ese mundo del arte contemporáneo a ti, que estás del otro lado de éste teclado, frente a tu pantalla.

Start typing and press Enter to search